Ventajas Inversiones Quiénes somos Cómo funciona Blog Contacto Área privada
menu
Lendmarket Noticias

Swing Pricing, o cómo repartir equitativamente las comisiones de suscripción en Fondos de Inversión

Fecha de publicación
Categoría
Compartir artículo
28/05/2020
Blog
CATEGORIA
Blog

En todos los mercados donde encontramos compradores y vendedores existen oscilaciones de los precios que favorecen a una u otra parte. La variabilidad de los precios es uno de los mecanismos básicos de la economía y determinante para definir a los propios bienes según la fluctuación de la demanda a los cambios del precio y la renta.

Pero si existe un ámbito económico en el que por excelencia la oscilación de los precios es permanente, diaria, y constante es el de los mercados financieros, en los que la oferta, la demanda y el precio varían permanentemente.

Los costes y la variabilidad de los mismos es también un fenómeno habitual entre las instituciones de inversión colectiva. Costes que por el exceso de competencia han ido cayendo sin remedio, pero que en ocasiones pueden producir situaciones injustas que perjudican a compradores y vendedores.

En concreto – en el caso que nos ocupa- a la aplicación de comisiones de suscripción y reembolso por parte de nuevos suscriptores de fondos de inversión, respecto a los partícipes ya existentes en una determinada institución de inversión colectiva.

El problema

Cuando hay entradas netas en un fondo, el fondo compra más activos y soporta unos costes que acaban repercutidos en todos los partícipes del fondo. Cuando hay salidas netas pasa lo mismo: el fondo vende activos y todos los partícipes deben de soportar sus costes. De este modo, sin comerlo ni beberlo, partícipes existentes que ni suscriben ni reembolsan, tienen que soportar injustamente el coste de las comisiones de suscripción y reembolso de los nuevos partícipes que compran o venden, lo que les supone un perjuicio indeseado.

Pareciera que la solución definitiva estaría en que las comisiones de suscripción y reembolso se aplicasen a favor o en contra del fondo, pero no y no siempre, pues en el caso de un día de aportaciones netas positivas al fondo se cobra injustamente una comisión de reembolso a los vendedores los días de aportaciones netas positivas y también injustamente una comisión de suscripción a los compradores en los días de reembolsos netos del fondo.

La solución

Para evitar este perjuicio para los partícipes existentes en una IICC, de un tiempo a esta parte, las gestoras de fondos de inversión han introducido el concepto de precio oscilante, swing price en su versión inglesa o swing pricing en su forma de proceso activo.

El swing price aparece para poder repercutir a los compradores el coste de comprar o vender los activos en los días con más suscripciones que reembolsos, o a los que reembolsan en caso de un día con más reembolsos que suscripciones, ajustando al alza o a la baja el valor liquidativo del fondo en función del flujo neto entre las entradas y salidas de capital al fondo.

¿Pero, en qué consiste el swing pricing?

El swing pricing es entonces, una solución equitativa por la que se ajusta el cálculo del valor liquidativo de las participaciones, repercutiendo el swing price como un coste de operar en la cartera del fondo a los que suscriben, cuando se da el caso de que haya más suscripciones que reembolsos; o bien a los que reembolsan, cuando hay más reembolsos que suscripciones.

¿Cómo se aplica?

Una vez que la gestora tiene calculado el valor liquidativo de las participaciones del fondo, debe atender las suscripciones y reembolsos que se producen ese mismo día, pudiendo producirse dos situaciones:

  1. Que el fondo haya tenido más suscripciones que reembolsos y por tanto el saldo neto sea positivo y el patrimonio del fondo crezca. En este caso, el valor liquidativo debe ajustarse hacia arriba.
  2. Que el fondo haya sufrido más reembolsos que suscripciones y por tanto el saldo neto sea negativo y el patrimonio del fondo disminuya. Entonces, la gestora debe ajusta el valor liquidativo hacia abajo.

El importe del ajuste– en forma de comisión- lo determina y lo publicita la propia gestora y es un porcentaje sobre el valor liquidativo que se llama “swing factor o factor de oscilación.

Existe un swing factor aplicable los días en los que haya más suscripciones que reembolsos y que se sumará al valor liquidativo denominado swing factor de compra. En el caso de días en los que haya un flujo neto de salida y una reducción del valor liquidativo, tendremos el swing factor de venta.

De esta forma, cuando entra dinero en un fondo, se encarecen las suscripciones para apremiar a los compradores, puesto que son ellos los culpables de que el fondo incurra en costes. Cuando los reembolsos predominan, se fomenta la compra y se castiga la venta mediante un ajuste a la baja del valor liquidativo de las participaciones del fondo de inversión.

Conclusión

La fijación de precios oscilantes es un proceso diseñado para proteger a los inversores existentes en un fondo de los costes incurridos cuando otros inversores compran o venden unidades en ese fondo y que beneficia a los inversores en sus resultados a largo plazo pero que también permite a las gestoras lograr una mayor escalabilidad en su gama de fondos y una reducción de las comisiones de los mismos.

Un mecanismo eficiente y oportuno, pues todo suma para proteger los rendimientos y a los clientes leales, pero sobre todo como un empuje adicional y complemento del swing que más persigue cualquier inversor que suscribe un fondo de inversión: el de la rentabilidad más vertical posible.

¿Quiere saber más?

Complete el registro para acceder al Marketplace. ¡Ya hemos publicado más de 40M€ en préstamos corporativos!

 

Registrarse

Reconocimientos y premios

Miembros de

Entidad de Pago


Entidad de pago Europea acreditada en Francia por la ACPR (CIB 16568) y autorizada por el Banco de España.