Ventajas Inversiones Quiénes somos Cómo funciona Blog Contacto Área privada
menu
Lendmarket Noticias

¿Qué esperar de los mercados lo que queda de 2020?

Fecha de publicación
Categoría
Compartir artículo
03/09/2020
Blog
CATEGORIA
Blog

“Esperamos un ejercicio de rentabilidades bajas, pero sin grandes descalabros. El ciclo está muy avanzado y la desaceleración continúa, pero gobiernos y bancos centrales seguirán ofreciendo un soporte que hace poco probable una corrección de gran magnitud. Las bolsas no están baratas, pero tampoco exageradamente caras y hay margen en sectores concretos (menos en el mercado como conjunto), para una expansión de múltiplos significativa”.

Así se expresaba la generalidad del consenso de analistas a principios del ejercicio 2020. Y, salvo por lo de no esperar grandes descalabros, no iban del todo mal encaminados. De hecho y, a pesar de la devastación causada en las variables macroeconómicas de la totalidad de países del globo, la economía financiera (y los índices estadounidenses en particular) ha demostrado que cotiza al alza la esperanza de un futuro mejor, completamente tecnológico, digital y robusto a pesar de esta nueva geopolítica pandémica. Una situación crónica que puede repetirse con otros virus protagonistas, que la economía va a tardar en superar unos cuantos ejercicios, pero que supone un impulso decisivo para determinados sectores que se van a convertir en las apuestas de inversión para lo que queda del año.

Efectos del coronavirus en el PIB mundial

A nivel macroeconómico, las cartas están repartidas y las caídas del PIB junto al aumento del endeudamiento de los estados van a ser históricas. Y a peor si no se logra contener la segunda oleada del coronavirus y se volviesen a generalizar los cierres económicos generalizados. El PIB mundial caerá a niveles medios de un -6% en un escenario conservador pero realista, aunque el apoyo unánime de los Bancos Centrales hará todo lo posible para sofocar el incendio financiero que suponen descalabros inéditos desde la Gran recesión de 1929.

Ese va a ser el marco en el que se van a mover los mercados de valores y las expectativas para este último cuatrimestre anual: una macro deteriorada al límite combinada con la sucesión de esperanzas e incertidumbres. Por la parte de las esperanzas, todo se fía a la obtención rápida de una vacuna efectiva contra el virus y por lo tanto una recuperación económica abrupta y vertical lo que llevaría a las Bolsas a seguir su escalada sin prisa pero sin pausa. Por la parte de la incertidumbre los frentes se multiplican y al incierto resultado de las elecciones presidenciales americanas se le suman las tensiones arancelarias habituales con China (con independencia que gane uno u otro candidato), los problemas en Bielorrusia y por supuesto, los imponderables cisnes negros que puedan aparecer durante lo que queda de año.

¿Hay oportunidades en Renta Variable?

El consenso indica de nuevo que la Renta Variable, a pesar de la economía real, va a seguir siendo la gran beneficiada a pesar de la incertidumbre y de la volatilidad que conlleva. Por sectores, los hay claramente beneficiados y que serán una apuesta bastante segura hasta que acabe el ejercicio. Entre ellos destacando por encima de todos, las compañías tecnológicas, las corporaciones farmaceúticas, las vinculadas a seguridad y en general cualquiera que tenga relación con el negocio de la salud.

Otras empresas que van a seguir cotizando en verde son las relacionadas con la prensa digital, la sostenibilidad, el comercio electrónico y la defensa que son objetivos claros para inversores que busquen revalorizaciones adicionales para este último cuatrimestre del año.

Entre las apuestas más evidentes y que ya eran must have a principios del ejercicio, encontramos el Oro (físico o a través de instrumentos cotizados sobre el metal ) que, en caso de escenarios diversos a una recuperación en V o por retrasos de la vacuna o cierres parciales de economías de país, pueden llevarlo a cotizar a niveles de 3.000$ la onza.

En cualquier caso y aunque suena a frase socorrida y repetida ad infinitum por los analistas, conviene ser muy selectivo en cuanto a los valores bursátiles concretos e invertir con un ojo puesto en el parqué y otro en las agencias de noticias. Como siempre, pero con más ahínco. Las presentaciones de resultados del tercer trimestre pueden ser clave, pues una mejora sustantiva de los mismos pueden impulsar y tener un efecto psicológico positivo para los mercados.

¿Y qué opciones tenemos en Renta Fija?

Respecto a la renta fija, los sectores de grado de inversión (Investment Grade) ofrecen una atractiva prima de liquidez, que puede ayudar a compensar el aumento de la incertidumbre y de la volatilidad. En cuanto al high yield, la prudencia debe extremarse, pues el riesgo de incumplimientos se ha multiplicado de manera exponencial al igual que las vulnerabilidades de las empresas que emiten deuda. Al igual que en el caso de la renta variable, conviene agudizar el ingenio en la selección de nombres concretos y en el caso de optar por fondos de renta fija, decantarse por los que hayan demostrado consistentemente una gestión activa y al límite de sus posibilidades.

En resumen, existen oportunidades de acompañar al mercado en una tendencia alcista generalizada. Tendencia que fue abrupta y bruscamente interrumpida por un imponderable absoluto, pero que pasará, como han pasado todos los episodios económicos catastróficos anteriores. Cuando pase, conviene estar posicionado en activos como los que hemos señalado aunque con prudencia y criterio selectivo. Y como siempre, maximizando la gestión del riesgo del mercado para minimizar el riesgo soportado por su perfil de inversión.

¿Quiere saber más?

Complete el registro para acceder al Marketplace. ¡Ya hemos publicado más de 40M€ en préstamos corporativos!

 

Registrarse

Reconocimientos y premios

Miembros de

Entidad de Pago


Entidad de pago Europea acreditada en Francia por la ACPR (CIB 16568) y autorizada por el Banco de España.