Ventajas Inversiones Quiénes somos Cómo funciona Blog Contacto Área privada
menu
Lendmarket Noticias

Inversión alternativa: ¿Qué es y por qué es importante incluirla en nuestras carteras?

Fecha de publicación
Categoría
Compartir artículo
13/02/2020
Blog
CATEGORIA
Blog

En materia de inversión y de gestión de carteras es prácticamente imposible el alcanzar siempre, año tras año, rentabilidades positivas anuales. Lo lógico, natural y cierto es que en un período de largo plazo se sucedan años de vacas flacas con años de vacas gordas. De hecho, si alguien les garantiza lograr rentabilidades positivas indudables, de por vida y abultadas, huyan de esa oferta envenenada como si quemara su sombra.

El ciclo vital de cualquier inversión está sujeto por definición a los vaivenes del mercado y por lo tanto a resultados positivos y negativos. Lo mollar es construir carteras de inversión preparadas para afrontar toda clase de escenarios y mediante los instrumentos adecuados minimizar los efectos negativos y maximizar los eventos positivos de forma sostenida.

Para ello a la tradicional composición de una cartera entre activos de renta variable y activos de renta fija se le deben sumar otros ingredientes que sumen cuando dichos activos – por circunstancias económicas, de política monetaria, fiscal o geopolítica varia- se empecinen en restar rentabilidad a sus apuestas inversoras.

«A la tradicional composición de una cartera entre activos de renta variable y activos de renta fija se le deben sumar otros ingredientes que sumen cuando dichos activos se empecinen en restar rentabilidad a sus apuestas inversoras»

Es aquí donde la utilización de los denominados activos alternativos deben entrar en juego para compensar las pérdidas latentes y presentes que puede sufrir una cartera cuando todo se tuerce en los mercados.

¿Qué son los activos alternativos?

Los activos alternativos son, como su propio nombre indica, activos financieros y activos reales que no pertenecen a la categoría de los activos tradicionales de inversión (acciones y bonos) y que en su conjunto pueden agruparse bajo el epígrafe de gestión alternativa.

La categoría es amplia y diversa e incluye principalmente fondos de inversión, empresas de capital riesgo, bienes inmuebles, materias primas, acciones de empresas no cotizadas pero también, obras de arte, vinos de relumbrón, antigüedades, instrumentos musicales históricos, sellos, monedas antiguas, etc…

El complejo escenario que se dibuja y que se ha dibujado este último año para las clases de activos tradicionales está generando inquietud entre muchos inversores. Después de una década de mercados alcistas que no puede durar siempre, un entorno para la renta variable frágil y con la rentabilidad de los bonos gubernamentales en mínimos históricos, fiar la evolución positiva de una cartera de inversión al exclusivo desempeño de estos dos activos no parece lo más eficiente.

Y es ahí donde son necesarios los contrapesos en forma de activos alternativos que actuarán cuando las turbulencias del mercado se conjuren y todo lo demás falle jugando un papel decisivo por dos razones de peso: otorgar diversificación a la cartera y por su probado rol como elementos de descorrelación de la misma.

«Y es ahí donde son necesarios los contrapesos en forma de activos alternativos que actuarán cuando las turbulencias del mercado se conjuren y todo lo demás falle jugando un papel decisivo por dos razones de peso: otorgar diversificación a la cartera y por su probado rol como elementos de descorrelación de la misma»

El año 2018, exponente máximo de la sequía de rentabilidad que ofrecieron los activos clásicos, empujó a los inversores profesionales y minoristas a buscar nuevas fuentes de rentabilidad y favoreció el despegue y florecimiento de la categoría, en la que el dinero no ha cesado de entrar con crecimientos anuales muy significativos. Una tendencia a la que no le queda más que seguir sumando oferta y volumen de manera cada vez más profesionalizada, regulada, y por lo tanto sólida, como complemento de una cartera diversificada de inversión.

Características de los activos alternativos

Como decía antes, el universo de activos alternativos es heterogéneo pero sin embargo con características comunes:

  • Son instrumentos que por su complejidad requieren de un análisis más profundo y exhaustivo para invertir en ellos.
  • Son activos con liquidez limitada y por tanto con una mayor dificultad para ser vendidos en comparación con los activos tradicionales.
  • Su correlación con los activos tradicionales es muy baja por lo que su potencial diversificador es muy alto.

En ocasiones también se les ha afeado su falta de transparencia y el que ofrezcan pocos datos para calcular su rendimiento y su track record, si bien desde hace años y con la eclosión del fenómeno alternativo y la entrada masiva de flujos de dinero a la categoría, es más bien una crítica del tipo sambenito que arrastran desde siempre, y que obedece no tanto a una realidad empírica como a una zancadilla comercial por la feroz competencia entre los actores del mundo financiero.

Dicho esto, el consejo principal para invertir en la categoría sería el hacerlo principalmente a través de vehículos de inversión cotizados que sean negociables en los mercados.

Tipos de activos alternativos

Entre los principales activos alternativos podemos distinguir los siguientes:

  • Fondos de inversión: Las instituciones de inversión colectiva de toda la vida. Hoy en día no hay gestora en el planeta que dentro de su gama no cuente con  fondos de inversión alternativos con toda clase de estrategias diferentes. Dentro de la categoría podemos encontrar fondos de inversión tradicionales, hedge funds y ETFs, entre otros.
  • Private Equity o capital riesgo: Empresas que se dedican a invertir en acciones de compañías que no cotizan en el mercado.
  • Bienes inmuebles: Incluyen las propiedades residenciales, comerciales, industriales, hoteleras. También, las inversiones en empresas colectivas de bienes inmuebles, REITs,  SOCIMIS o en deuda inmobiliaria.
  • Préstamos comerciales: Ante el acceso cada vez más restringido al crédito bancario por parte de las empresas han aparecido en el mercado compañías innovadoras que operan con plataformas online que contactan a prestamistas y prestatarios y que ofrecen transparencia, comisiones justas y tecnología puntera con la que realizan comprobaciones exhaustivas crediticias y de solvencia entre las partes garantizando el buen fin de estas operaciones.
  • Otros: aquí podemos encontrar de todo un poco: vino, instrumentos musicales antiguos, obras de arte, antigüedades, sellos, automóviles e incluso patentes y marcas. Opciones estas para los inversores más especializados.

Conclusiones

Entrar en los detalles y características exhaustivas de cada categoría daría para una enciclopedia financiera. Algunos de ellos los analizaremos en posteriores entradas de este blog pero en cualquier caso lo definitivo para esta clase de activos complementarios es que deberían ser contratados por los inversores – con la exposición adecuada en función del riesgo y volumen de la cartera- no porque sean diferentes o exóticos, sino porque generan diversificación por su propia naturaleza, ofrecen descorrelación con los rendimientos de los activos tradicionales y actúan de refugio cuando se desatan las turbulencias de los mercados. Los alternativos son una suerte de Santa Bárbara de la que tirar cuando diluvia y caen chuzos de punta sobre los mercados.

El consejo pues, es claro, la placidez y la complacencia no van a durar eternamente en los mercados financieros, por lo que para cuando llegue el temporal, conviene estar preparado y dotado de alternativas que como su propio nombre indica, las pueden encontrar dentro de esta categoría de activos. Ahora es el momento y no ya en plena tormenta de rayos y truenos en la que ya no valdrá acordarse de esa tan necesaria y alternativa Santa Bárbara para cualquier cartera de inversión eficiente.    

¿Quiere saber más?

Complete el registro para acceder al Marketplace. ¡Ya hemos publicado más de 40M€ en préstamos corporativos!

 

Registrarse

Reconocimientos y premios

Miembros de

Entidad de Pago


Entidad de pago Europea acreditada en Francia por la ACPR (CIB 16568) y autorizada por el Banco de España.